Crucero Avistamiento de Cetáceos

Información importante:

El objetivo del crucero es proporcionar unas vacaciones marineras a bordo del barco más antiguo de los que surcan la mar con pabellón español, acercándonos, de la mano de fórmulas de navegación tradicional, al descubrimiento de la mar, la mar de horizonte ilimitado y de sus más espectaculares pobladores, las ballenas.

Para ello vuestra participación resultará indispensable. Os invitamos a convertiros por unos días en marineros del "Rafael Verdera" y compartir con el resto del pasaje y la tripulación aquello que el barco y la mar nos quieran enseñar.

La zona de navegación la limitamos en este proyecto a la vertiente norte del Mediterráneo Occidental que llamamos Golfo de León, Liguria, Córcega y norte del Mar Balear.

En los cantiles de esta zona se producen afloramientos de aguas profundas ricas en nutrientes que, con aditivos importantes como son la insolación veraniega y otros factores meteorológicos como podría ser el predominio de los vientos fríos de componente Norte y las aportaciones del Ródano y otros ríos, forman un ecosistema primario de gran producción de fitoplancton y zooplancton siendo este último el alimento del Rorcual Común que es el principal objetivo de nuestra búsqueda y la razón por la que su población aumenta en verano en esta zona del Mediterráneo.

También hemos observado en esta zona Cachalotes, Calderones, Grampus, Zifios y Delfines (listado, común y mular ).

 

Las recaladas, pocas pero escogidas, se harán en cualquiera de las costas que baña esta zona marítima, aunque por su situación diríamos que estratégica y su belleza, normalmente escogemos el archipiélago de las Hyères o la costa Oeste de Córcega.

En cualquier caso la elección de la ruta y recaladas dependen del patrón y de su plan de navegación que variará según la marcha de la singladura, meteorología, reserva de combustibles, provisiones, u otras posibles variables, siendo responsable de la nave y del buen fin del viaje.

 

Los días de calma son los mejores para una búsqueda fructífera pues podemos distinguir a gran distancia cualquier movimiento de la mar que habrá de ser provocado por algo y unos buenos prismáticos nos ayudarán a reconocer si se trata de un cetáceo u otro ser vivo y si es posible acercarnos para mejorar la observación.

En el caso de ser bienvenidos, trataríamos de hacer un contacto lo más cercano posible, permaneciendo cerca del animal o grupo observando y alargándolo en lo posible en el tiempo de comunicación de cara a descubrir reacciones o comportamientos.

 

El viento lo aprovecharemos para navegar a la vela, la observación en este caso se hace más difícil y en cambio parece como si poco a poco al barco le creciesen alas...

Tomaremos el viento favorable para movernos hacia otra zona donde podamos seguir observando, el tiempo discurrirá entre guardias, maniobras, relax, pesca, comidas...

Vuestra participación, tanto para trabajar el aparejo como para la observación, es absolutamente necesaria y de vuestro interés dependerá que la navegación sea más o menos mágica.

Practicaremos la pesca para comer pescado fresco. El curricán y el volantín de fondo y otras, serán las artes que nos permitirán abastecernos y disfrutar de un gran espectáculo y una buena mesa.

Habrá el día del embarque una charla explicativa del funcionamiento del barco, participación en las guardias y turnos de cocina, que sirva para resolver cualquier duda así como para conocer la situación y funcionamiento del material de seguridad, chalecos, balsas inflables, radiobaliza, etc.

 

Información y reservas: