Historia del Velero Rafael Verdera

HISTORIA DEL RAFAEL VERDERA

El velero Rafael Verdera, folio 4 de la lista 2ª de la matrícula de Ibiza, fue botado a la mar el 15 de abril de 1841, siendo actualmente el barco en activo más antiguo de la flota española.

La  PATENTE DE NAVEGACIÓN dada en Ibiza en 1891 es el documento más antiguo que conservamos, está firmado por María Cristina, la Reina regente cuando el rey Alfonso XIII era todavía menor de Edad.

El texto es de un gusto exquisito y marinero que ya nos gustaría encontrar en nuestras visitas a la administración marítima.

Decían algunos, los más viejos en Ibiza y Formentera, que antiguamente fue un Llaud de dos mástiles, aparejo que llamamos Falucho, y que desde entonces ha ido modificando sus formas adaptándose a los usos del tiempo.
Otros, que habían sido marineros de este barco haciendo, durante los años anteriores a la guerra civil la ruta de Argel, contaban que, además de la carga llevaban también pasaje de emigrantes en aquellos años en los que los más jóvenes de muchas familias debían dejar su casa y buscar fortuna en tierras lejanas

A finales del siglo XIX se llamó Veloz y aparejado de Místico unió a las Islas Baleares entre sí y a estas con otras islas del Mediterráneo Occidental y con ciudades como Barcelona, Valencia, Marsella, Génova, Nápoles o Argel, depositando en sus muelles las cargas que habían embarcado días o semanas atrás en la costa vecina.

Más adelante cambió su aparejo por el de balandra y su nombre por María.

En 1932 se le llama Rafael Verdera en recuerdo de uno de sus armadores muerto en accidente de tráfico en uno de aquellos “locos cacharros”.

Fue homenajeado por las autoridades de Ibiza en una fiesta en la que se celebró su centenario y poco después es reconstruido como Pailebote con popa redonda y cabina o puente protegiendo la caña del timón y dando un abrigo a la tripulación de guardia.

En aquellos tiempos de privaciones, postguerra, se le llamaba “Sa Balandreta” y transportaba mercancías de forma regular entre Palma de Mallorca e Ibiza. “Quan vingui Sa Balandreta ho tindrém” era una frase a menudo repetida en los almacenes de Ibiza cuando las mujeres de vestido negro y larga trenza en la espalda buscaban algún producto de “fora s’Illa”.

En 1920, tras 79 años de singladuras, se le instaló su primer motor, un Otto Deutz de dos cilindros y 40 hp, al que sustituiría el año 1934 un mono cilíndrico Volund de 65 hp dos tiempos, ” de cabeza caliente ” y a este en 1989 un Cumins con 6 cilindros en línea y 200 hp, en el año 2000 se hizo un nuevo cambio y se montaron dos motores Volvo de 145 hp con 2 hélices.

Con el cambio de siglo, la arboladura y velamen de los barcos de tonelaje medio sufrió muchos cambios, quedando la vela latina restringida a pequeñas embarcaciones costeras de pesca y cabotaje.

Las velas cangrejas, más fáciles de trabajar, pusieron de moda los aparejos de Balandra, Queche y Goleta.

En el Rafael Verdera de finales del siglo XX, se recuperó un velamen latino evolucionado, antiguamente llamado Tartana. Sus mástiles llevan jarcia firme y conservan los aparejos propios de la vela latina: avantes, guindalezas, trozas, amantes, ostas, cargaderas…

En las antenas que cruzan sus mástiles se afirma el gratil de sendas velas latinas y por los estay que arraigan en el botalón o en cubierta corren los mosquetones de diversos foques.

En la popa, un pescante para el bote auxiliar y el caza escotas para reenvío sobre cubierta de la escota de la vela mesana, completan la estampa del barco.

Hemos navegado y vivido durante 14 años en un navío hermoso y simple, con un aparejo latino realmente arcaico, lo hemos disfrutado y en ese tiempo lo hemos ido transformando, casi sin darnos cuenta pero .. sin pausa nos hemos visto obligados a introducir mecanismos, instalaciones e incluso algunas formas estructurales, unos por necesidad, otros por obligación …

Quedan en el recuerdo el timón de caña y guardines, aquella instalación de agua potable con un barril de madera tumbado y un cazo, el cabrestante de balancín tan lento y pesado, el Volund de cabeza caliente .. y las antenas latinas de 22 y 16 metros, las guindalezas, las trozas, …

Y para entrar en el nuevo siglo, el milenio y etc, el Rafael Verdera ha modificado el aparejo convirtiéndose de nuevo en ” balandra ” o de una forma más técnica diríamos que en ” ketch “.

Se ha dado el último gran empujón a la reforma que se comenzó hace años, se ha elevado progresivamente la cubierta en los dos tercios de popa de forma que en el coronamiento de esta es ahora unos 40 cms más alta y el volumen interior bastante más amplio. Se ha cambiado la distribución interior, dos motores en dos cámaras separadas, una amplia sala de máquinas, dos nuevas cabinas sobre cubierta, etc y esta es su nueva estampa, no tan diferente de alguna de las que había tenido antes.

Navegar en un barco de madera antiguo en Mallorca
Velero Rafael Verdera
Muelle de Golondrinas
Avinguda Gabriel roca, s/n
07014 Palma de Mallorca

Núria +34 609 134 949
Pablo +34 633 635 363
info@rafaelverdera.com

 bitcoin  tripav